martes, 16 de enero de 2007

Más alas para mil sueños.... Clausura de Proyecto Fondart 2006


Cuando miramos hacia atrás, y recordamos los momentos de la inauguración del Proyecto Fondart "Cerro La Cruz: Arte y Cultura para todos", el pasado sábado 09 de Septiembre del 2006, nos parece aun dificil expresar la emoción que nos embargaba en aquel entonces, respecto a las ilusiones, esperanzas e incluso incertidumbres que teníamos en relación a la ejecución del Proyecto..... quizás porque siendo mayoritariamente "foráneos", era para el Equipo Queñua un desafío en sí el instalarnos en esta populosa y conocida población de Arica.....
Había que hacer camino al andar... y así lo hicimos. En este caminar, muchas cosas acontecieron...... nos acercamos a la gente, y la gente se acercó a nosotros, nos conocimos, interactuamos, generamos vínculos, se crearon espacios, redes, conversaciones .... y algo más.... algo que no es un supuesto implícito sino que se construye en la identidad, en la expresión cultural, en el hacer y estar con el otro..... Es una "carga" emocional donde se pone el corazón por sobre lo técnico y lo formal.
Con los participantes del Proyecto Fondart (se incluyen a todos) creamos verdaderos vínculos afectivos fundados en el reconcimiento del otro u otra como nuestro legítimo igual. La Casa Cultural QUEÑUA se transformó entonces en la Casa de Todos y Todas, donde cada uno de nosotros tenía una responsabilidad en el cuidado de los espacios, en los éxitos u fracasos, en las fortalezas o debilidades, donde el rol protagónico se expresó en que todos asumimos liderazgos porque somos parte de un proceso de construcción conjunto y solidario...
Hoy, la Casa Cultural QUEÑUA cumple una etapa más... es el Cierre o Clausura de los Talleres Artísticos Vocacionales, porque el Proyecto tenía fecha término inevitablemente en Enero del 2007.... pero nos quedamos con los aprendizajes, las experiencias, los momentos intensamente vividos.... nos quedamos con la esperanza latente de que aun nos hacen falta más alas para alzar el vuelo... para conquistar mil sueños más. Estos son quizás nuestros primeros aleteos.